lunes, 14 de febrero de 2011

0

Sexo y otras obviedades

............Siempre se me ha antojado ridículo, de chacota e indignación, que algunos adalides de la moral, tan conocedores de los menesteres sexuales como los que juran abstinencia y celibato, dicten la forma en que ha de obrar el resto en el catre con sus páginas enloquecidas de orientación. Otros, si bien catalogan únicamente desde el prejuicio cognitivo y la más negra incultura, podrían darles la mano como devotos de la estrechez. Por ello, permítanme que les arroje unas cuantas verdades retozonas al hocico, de las adquiridas a través del método de la ciencia, que con sus observaciones, el desarrollo de la inducción, las hipótesis, los experimentos o el análisis crítico, las tesis y las antítesis, es el único que se ha demostrado eficaz para conseguir conocimientos sólidos, y a la vista se hallan sus aplicaciones, el dedito en la úlcera, por lo que voy a sacudirme de la chepa cualquier otra doctrina sobre sexualidad, a remangarme y decir que las personas tienen sexo y no género, y no hay que confundirlo con la identidad ni la tendencia sexual o equipararlo a la función reproductiva por incorrecto y pusilánime: somos hombres y mujeres con una herencia genética y una construcción identitaria y social de nuestro sexo, unas inclinaciones sexuales que no elegimos, que se pueden trasponer y revolverse a lo largo de la vida y que no guardan relación con la aptitud de procrear porque nuestra inteligencia nos permite autonomía en ambas cosas; los conflictos de identidad sexual son fenómenos para los que aún no se dispone de una terapéutica efectiva, por lo que se recurre a las operaciones de cambio de sexo en una componenda drástica para suprimir la contradicción entre cuerpo y mente, que se localiza en ésta, y eliminar así la angustia, lo que de ningún modo ha de suponer maltrato, faltas de respeto ni discriminación; la pureza en las inclinaciones es insólita: hay una escala entre los extremos de conductas heterosexuales y homosexuales, y la equidistancia se nos antoja muy sorprendente; homosexualidad no es sinónimo de afeminamiento o marimachismo ni tiene correspondencia alguna con el abuso infantil; los que asumen una orientación sexual ajena a la mayoritaria no son promiscuos ‘per se’ ni les atrae todo lo que se mueve; la masturbación es salud, no sustituye a las relaciones a dúo ni hay motivos para dejarla cuando estas son habituales, no provoca esterilidad, disfunción eréctil a largo plazo, ceguera ni acné, no todo el mundo se masturba pero sí la mayoría y las mujeres lo hacen tanto como los hombres; carecer de himen o no sangrar en el coito primero no implica que una moza no sea virgen antes del mismo, pues la solidez de membrana vaginal varía, hay muchas mujeres que nacen sin ella o es posible que se les rompa en circunstancias tan banales como el deporte, un trompazo o incluso el onanismo; el sexo no tiene por qué girar en torno a la penetración ni esta resulta siempre ineludible, y el concepto de virginidad sólo se asocia a la misma en parejas heterosexuales; no es conveniente que la que simpatice con el paripé aguarde a la noche de bodas para liquidar el virgo porque los nervios, la tensión y el estrés provocados por la fiesta se unen a los de tal perspectiva y no favorecen la relajación necesaria para un coito satisfactorio; los jóvenes emparejados o solteros echan un quiqui si pueden y lo desean, incluso los menores de edad, así que sus padres deberían asumirlo de una vez; en la costumbre sexual más común entre los homosexuales no participa el ano, sino la boca; los individuos célibes o que se consagran a la abstinencia viven menos: si se elimina una función biológica tan importante, resulta absurdo pretender que sea algo sano ni siquiera psíquicamente; tomarse la temperatura basal, el método Ogino-Knaus, los lavados vaginales y el ‘coitos interruptus’, también conocido como “marcha atrás”, no son eficaces para la anticoncepción en absoluto; los condones tienen más de cinco mil años; la píldora del día después no produce un aborto porque únicamente inhibe la suelta ovular y trastorna la disposición motriz de los espermatozoides, no frustra que el endometrio albergue un cigoto, lo que tarda una semana en ocurrir; y la anticonceptiva no causa esterilidad ni engorda, el surtido es hoy variado y suave, y cada chica solo ha de encontrar la suya, la que le venga mejor para librarse de efectos secundarios indeseados; los consumidores y las consumidoras de pornografía no son pervertidos ni obsesos sexuales, tampoco los que emplean juguetes o ponen en práctica determinadas fantasías, pues todo ello forma parte de la normalidad sexual y le suma riqueza y diversión al asunto si hay acuerdo entre los implicados; casi todas las parafilias no son malsanas con moderación y si los que las practican también disfrutan de relaciones sexuales corrientes; los hombres pensamos más en sexo por imperativo biológico, lo que no significa que uno sea simplón ni que lo desee más que una mujer, y nos excitamos en mayor medida visualmente, mientras ellas son más excitables por el tacto; los afrodisíacos no existen. Y que continúen santiguándose y farfullando votos y porvidas los represores, tiranuelos y enemigos de la verdad, bocas de la involución, escollo para el adelanto y lastre del mundo; que sigan los golpes en el tórax de los machitos alfa, el uso de la realidad sexual para burlas y humillaciones y las referencias a putillas y mariconazos, el desdén de las mujeres arrogantes e hipocritonas y los alborotos de las locazas histéricas; que no decline el sexo sin anticonceptivos ni la idiotez de las venerables o del embarazo inopinado. Si no se contara con sus aportaciones y su denodada oposición, la mejora de la sociedad tendría bastante menos mérito.

lunes, 13 de diciembre de 2010

1

La verdadera traición

............Escribo presa de una indignación cercana a la cólera. Porque los causantes de la crisis aguda que padecemos no han pagado por su codicia y su desfachatez y hoy nos tienen en un puño con el negocio de compra de deuda pública, los jerifaltes de germanía afirmaron que iban a refundar el capitalismo, móndense, y ahora recortan pasta que se destinaría a fines sociales y no han regulado un solo punto en el sistema financiero para que no ocurra nunca más cataclismo de semejante magnitud, pues a los dioses les salió un peligroso contendiente en el mercado infalible y providencial, y así vivimos. Porque Bradley Manning se encuentra en la cárcel, acusado de traición a la patria por filtrar documentos secretos a Wikileaks, y porque este grupo asombroso, con Julian Assange a las riendas, es víctima de la persecución de los que suponemos nuestros representantes y valedores, los mismos que rinden la soberanía nacional legislando en favor de intereses extranjeros o de oligarcas no elegidos y de chequera, los que presumen que las élites no han de justificarse ante la ciudadanía, los politicuchos que nos la dan con queso al celebrar unos principios y proceder según los contrarios, los que rugen por una aparente traición y colocan topos en casa extraña, los que se burlan de la ley y los derechos humanos al sugerir que se precisan conductas opuestas a los mismos contra Wikileaks, los que impiden que se juzgue a criminales de guerra por ser de los suyos, los que sostienen que difundir la verdad inmunda de la que son responsables supone un atentado contra la seguridad de la nación y fortalece a sus enemigos, los que consuman atrocidades y embisten de un modo obsceno al heraldo que ilumina al mundo sobre su infamia para enmudecerle. Ellos son los traidores, los dañinos, los viles, los inmorales; el soldado Manning es un héroe, y larga vida a Wikileaks.


............(Eccus, 13 de diciembre de 2010)

miércoles, 10 de noviembre de 2010

2

Las tontunas y la lengua

............Me acusan de ser un escribiente barroco y algo críptico, difícil de interpretar por el léxico, las construcciones, las florituras y los chistes personales a los que recurro; y no comprenden que mi exhaustiva elección de vocabulario no es arbitraria ni por asomo, sino fruto de ejercitarme en una técnica para conseguir la armonía lingüística total; que la democratización de la literatura y la enseñanza y la obra de los estados nacionales y de los nacionalismos al unificar la lengua con ingeniería produjeron el triunfo y expansión del estándar llano, es decir, el acabose del culteranismo y similares, un declive en el listón; que disponemos de una lengua riquísima cuyas palabras languidecen, sucumben y se nos caen en gran número de la boca, del papel, la pantallita y, finalmente, el diccionario por no usarlas; y que me niego en redondo al sacrificio de la diversión suprema que me proporciona jugar con el lenguaje sólo para que me asimilen mejor. Digan, entonces, que un escrito oscuro es algo de escasa utilidad si se presume que existe como mensaje con destinatarios, pero que lo digan a su vez, sin equipararme nunca, del novelón sincrético de Joyce, que tiene una importancia terrible, y de un pedazo enorme de la lírica; y si llegan a decirlo, busquen asiento; quizá debieren preguntarse si en verdad están al tanto de en qué consiste la literatura, la independencia artística, el divertimento y la creación.
............No obstante, puede que lo mío no sea más que una tontuna, una manía ridícula, de ésas que se prolongan cuando se acaba la linde, siempre inferior, eso sí, a la de los que aseguran que cambiando el lenguaje, sexismo incluido, van a volver la tortilla de la sociedad, a la de quienes pretenden que los castellanohablantes llamemos a sus poblaciones con el topónimo de otro idioma, la de los que se turban y soliviantan porque no entienden que la lengua también evoluciona con errores que se generalizan o la de los devotos del eufemismo; y mirando a mi alrededor con ironía, se agradece que mártires y detractores de lo churrigueresco, lo turbio y lo enmarañado tengan la bondad de no tratarme como a los académicos por la última reforma ortográfica. Les han dicho de todo, mayormente disparates y groserías de astracán, y con un absoluto desconocimiento sobre la labor académica, sobre las variedades del castellano más allá de los límites de cada país, los propios conceptos lingüísticos e incluso los pormenores de tan humilde reforma, algo incalificable que debería empujarnos a vestir de duelo educativo y a poner las banderas en mitad del mástil, y hasta orgullosos de su torpe osadía, no dispuestos o incapaces de razonar los puntos específicos y abanderados con la dictadura de la opinión, desaprueban las reformas y lo exteriorizan de un modo furibundo, y aunque la cólera esté infravalorada y hay ocasiones en que abroncar ayuda y se merece, ni un tanto así ocurre con estas reformas, y menos viniendo la pelotera de semejante pandilla de reaccionarios.
............Como las personas medianamente educadas han de saber sin excepciones, ya que del lenguaje nos servimos todos y hemos de responsabilizarnos de su disfrute diligente y evitar obstáculos y contrariedades, el cometido de las instituciones dedicadas al estudio y fijación de la lengua viva es el cuidado de que su devenir, el acomodo a las necesidades de los que la hablan, no rompa “la esencial unidad que mantiene en el ámbito hispánico”, porque, en definitiva, las lenguas sirven para comunicarse, y otro aspecto no, pero la unidad en las normas de ortografía es imprescindible para la perfecta comprensión mutua entre los millones de usuarios de nuestro idioma; y entiéndame quien no se mire el ombligo nacional y se lo hurgue alegremente en vez de cultivarse, ya que todo ello, por descontado, ni lo han olido los que, con la agresividad y la porfía irreflexiva de los que se oponen a las mejoras para evitarse el esfuerzo de adaptación, dignos hijos de la pereza mental, aúllan que tan tímidas modificaciones no son necesarias “si el otro método funciona bien”, algo parecido a declarar que no se precisa aspirador si se tiene una escoba, pues lo cierto es que a la única necesidad a la que responden las nuevas directrices es la de exactitud y lógica lingüística, y enseñarles los dientes constituye una soberana payasada: la ‘i griega’ se ha de llamar “ye” porque su uso es consonántico en la mayoría de las ocasiones y, así, no tiene sentido que luzca una denominación vocálica, como bautizar a cualquier otra cosa con la que no le corresponde; se ha de escribir ‘cuórum’ e ‘Irak’, pues los vocablos castellanos no acaban en ‘q’ ni empiezan con la misma sin su oportuna ‘u’; a ‘guion’ y demás términos con diptongo no se les ha de poner tilde porque los monosílabos no la soportan salvo cuando es diacrítica; en un mundo repleto de letra impresa e informática, de ninguna utilidad es encasquetarle una tildecilla a la ‘o’ entre dos numeritos, y que se aplique quien garrapatee; y por último, en las palabras llanas que terminan con una vocal o una ese no se figura la tilde, pero no se condena su uso en pronombres demostrativos y el adverbio ‘solo’, mucha atención, si se quiere recurrir a la misma en caso de ambigüedad. Tales son las razones de las muy polémicas enmiendas en la próxima obra ortográfica, que cuadruplica en extensión a la precedente, y sugiero a los basiliscos que se las apunten; así quizá dejen de no ver ni coscorro y se les pase la tontuna.

lunes, 11 de octubre de 2010

19

La universidad deshonrada

............Si en este país las cadenas de televisión dan pábulo a infinitud de supercherías todas las noches, en anuncios y espacios propios, y a veces hasta en los informativos de cualquier hora; si se besan los pies de estatuillas santas, el periódico más respetado se columpia en ocasiones promoviendo técnicas y análisis seudocientíficos, el que le va a la zaga y sus afines sufren de conspiranoia y quienes gobiernan no se disponen a embotellar a los que se lucran vendiendo futuros y contactos imposibles, terapias y pastillitas inútiles o pipí de mono, que atentan contra la dignidad y la salud pública, lo único que nos faltaba es que todo ello se entrometiese en las universidades, y ya ocurrió.
............La última batahola, más anunciada que el óbito del Rey Silueta, se produjo el mes pasado por la cesión de la sede civil de la universidad alicantina para unas conferencias de cierto colectivo astrológico, es decir, para que en un lugar consagrado a la difusión de la cultura y el conocimiento científico se hable del zodiaco, se hagan pronósticos absurdos sobre la sociedad y se promueva la locura de que la posición de los planetas, las constelaciones y los satélites, de los objetos astronómicos conocidos casi dos milenios atrás, determina el carácter y el porvenir de toda persona; que cuerpos celestes con equilibrio hidrostático, sin planetesimales, duros o gaseosos, lucientes o de fosca, que se hallan en su mayoría muy lejos del que pisamos, influyen en que uno aguante neurosis, priapismo o ardor estomacal, sea feliz, le toque el gordo un diciembre o la palme en la juventud atragantado con una oliva. Incluso los astrólogos se propusieron cobrar sin que estuviese permitido, y a pesar de las quejas y los bofetones cosechados, la cesión se mantuvo y se habló del horóscopo en la sede urbana, y en consecuencia, no hay duda de que lo que sí se cobraron fue la honra de la universidad.


............(Eccus, 11 de octubre de 2010)

miércoles, 6 de octubre de 2010

0

Los pecados de América

............Cuando se tienen noticias de que hay a quien le da por una quema de libros voceada porque Jesús, el revolucionario amoroso, así lo querría, parece difícil no recordar épocas tenebrosas; y si eso incluye servir coranes al punto como venganza de segunda generación, tercer asalto, preparad tenedores y cuchillos, que esta vez la barbarie viene en bandeja evangélica, sabrosona, y buen provecho. Sin embargo, que no se escandalice nadie por mis palabras de gresca y tararira, pues, sí, más bárbaros son los que conducen a sus hijos para que se inmolen en una supuesta guerra santa, pero aparte de que no hallo diferencias de inmoralidad entre poner en peligro la vida de jóvenes militares propios en contiendas injustas, con resultado de muerte para miles, y esos sacrificios por inmolación, la barbarie es más escandalosa si surge en las filas supuestamente civilizadas.
............Amo la sociedad que hemos construido con todas sus complejidades, su desarrollo, el mundo que procura ser libre y aún ha de presentar batalla, las luces de la razón que despuntaron en Occidente e incluso el etnocentrismo racionalista; la defenderé y, no obstante o por esa causa, me niego a ignorar sus miserias, como las desigualdades socioeconómicas, los embaucadores y los palabreros, la corrupción, el poder de los que no han sido elegidos para ostentarlo o que algunos, de un tiempo a esta parte, nos quieran hacer creer que las agresiones de la mal llamada ‘yihad’, ese horror en el que no sólo hay mahometanos, se deben a su aborrecimiento de la libertad y la democracia occidentales y lo que implican, y por su odio al cristianismo; se desviven para que nos traguemos que no tienen relación alguna con la abominable política de injerencia del primer mundo, con invasiones, matanzas, saqueos, apoyo y cobertura a golpes de estado y a lo antecedente, bandolerismo al cubo para el control del patrimonio natural rentable y de la fórmula mercantil común, en un indecente reto a la inteligencia colectiva que hoy, cegarras, dóciles y ahítos, no somos capaces de afrontar.
............No me gusta la típica referencia a los estadounidenses como si se trataran de los únicos hijos o moradores continentales, por errónea, y no se lo perdono a ese espantajo musical en que unos puertorriqueños cantan con absurdo regocijo que “se vive mejor en América”. Así, por mostrarme coherente, he de justificar el nombre de estas líneas con la anécdota sobre un loco, sin duda mucho más salado que el pastor evangélico de la barbacoa coránica y que cualquiera de los imanes terribles, al que multitud vimos de guía espontáneo junto al Puente de Londres, y que, en una triple cabriola neuronal, pasó a exponernos “los pecados de América” y de sus amigos, que no son pocos ni insignificantes. Sé que es fácil desestimar sus palabras por razones de salud, pero, por otro lado, si me permitís la pejiguería, me llama la atención cómo es posible que una tropa o quizá un tropel de presuntos cuerdos sean calamidades para advertir la infamia de Occidente y, en cambio, un pobre loco la pregone a orillas del Támesis.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

3

La ausencia

............La última vez que la vi estaba postrada en un lecho de hospital por algo que no parecía irreparable en absoluto, sino una simple gestión de salud, con otra abuela que se pasaba las tardes reclamando a personas ausentes, diciendo que les tiraría de los rizos por la desfachatez de ignorarla y acusando a su pobre cuidadora de haberle sustraído ocho miserables pesetas. A fe mía que se las hubiésemos dado con gusto por su quietud y la general, aunque bien las necesitaba mi abuela en el cruce inminente, según dirían clásicos y barrocos en una figura ya mohosa.
............Casi una semana después, recuerdo su risa en esta margen de la laguna, sorda e incontenible, poco frecuente; su disposición para embromar de facto, con arte, sin que nos diésemos cuenta, lo que también es propio de mi costillita; la conversación fácil e inextinguible; los ojos azules, las manos con artritis y la mandíbula temblorosa. Su casa era un lugar alegre, colmado del rumor de conversaciones, los gozos de un canario y el cuchicheo de la televisión, que únicamente se interrumpía de madrugada y en el transcurso de la siesta. Muy vívido resulta en mi memoria el sopor caliente de las tardes de verano que pasé allí en mi infancia, con el silencio sólo roto por las respiraciones rítmicas, el tictac de los relojes que no marcaban nunca la hora correcta y el revoloteo de algún moscardón. Parecía un hogar muy diferente a como percibo el de mis abuelos maternos, de moblaje noble, mudo en piezas cerradas, lúgubres y de techos altos, imaginería religiosa y fotos del sumo pontífice, en el que se ve la huella del autoritarismo, de servir las zapatillas al jefe en cuanto cruza el umbral, la obcecación católica y la filosofía del valle de lágrimas, y que solamente rejuvenece y sonríe en las reuniones de nuestra fecunda tribu, pero hoy también desarmado; y mi otra abuelita, más buena que el pan, me asegura que se entristece en tales reuniones porque su marido ya no les acompaña.
............Como en la suya, la alegría se esfumó por la enfermedad y el deterioro de la vejez en la morada de sus consuegros, y a partir de ahora, no por la muerte, que es segura, sino por la ausencia, el mutismo y la casa vacía, el sopor de las tardes de verano que no terminará; y quisiera decirle a mi padre, a mis tías y a todo el mundo que hemos de cambiar nuestra cultura de la muerte, que la madurez consiste en la aceptación de lo inevitable, de lo harto conocido, que no es insensibilidad ni una falta de consideración o de querencia decir nones al sufrimiento inútil y decidirse por una saludable remembranza, que el fondo de las historias, de cualquier literatura, no es la huida sino la pérdida, el adiós, el fin, porque lo es de la propia vida; y me pregunto si mi afable, silencioso y cumplido abuelo, con demencia senil en un geriátrico, se acordará de la abuela, su esposa, la que dijo en un trance insólito que el amor estaba muy bien para la juventud, la única que evocaría los detalles de su relación; me pregunto qué sentirá cuando le digan que ha muerto.
Related Posts with Thumbnails
Mi Ping en TotalPing.com iPing-it! Mi ping en Autopinger iPing-it!
Top Blogs España Top Blogs comunidad-valenciana
dating sites homepage besucherzähler contador de usuarios online
ecoestadistica.com

 
Volver arriba